Conoce al nervio vago, la conexión cerebro-cuerpo

Conoce al nervio vago, la conexión cerebro-cuerpo

Existe un nervio, el más largo que tenemos, que recorre gran parte de nuestro cuerpo y que los científicos aseguran que está fuertemente conectado a nuestras emociones. Se conoce como nervio vago a uno de los principales nervios del sistema nervioso, que se encuadra dentro del cerebro. El nervio vago, es el nervio craneal más largo, ya que se prolonga desde el el inicio de la médula espinal hasta el tórax, atravesando la región cervical, el tórax y la cavidad abdominal hasta llegar a los intestinos. Durante este recorrido tiene "ramitas" que llegan a cada órgano en el cuerpo.

El nervio vago es muy importante, interviene en algunas de las funciones básicas del cuerpo. Una de ellas es transmitir información relacionada con la actividad sensorial y muscular. También interviene en la contracción del corazón o disminuye la frecuencia del ritmo cardíaco. En otras palabras, el nervio vago es el componente principal del sistema nervioso parasimpático, que controla las funciones y actos involuntarios de nuestro cuerpo.

Por esta razón, el nervio vago funciona como vía de comunicación con sensores que envían señales desde el cuerpo hacia el cerebro, esto puede tener un impacto directo en nuestra mente, nuestros pensamientos y tal vez incluso en nuestros sentimientos. Ahora bien, es de conocimiento común que una dieta balanceada es benéfica para la salud. Entonces ¿Qué tiene que ver el nervio vago en esto? Para tratar de entender este complejo proceso hay que empezar con la microbiota. Se trata de una variedad de microorganismos que viven en el intestino y que se encargan de defender el organismo de patógenos y bacterias invasoras. También asumen parte del trabajo de la digestión de alimentos y extraen determinadas sustancias químicas que son buenas para el cerebro. Y para que estas sustancias lleguen al cerebro necesitan una ruta: el nervio vago.

Hay muchas vías de comunicación entre el intestino y el cerebro, pero definitivo la más estudiada es el nervio vago. Es un sistema que funciona de manera bidireccional. Lo que sucede en nuestro intestino puede afectar nuestras emociones y pensamientos, así como lo que sucede en nuestro cerebro puede afectar nuestra digestión. Existen tratamientos -mencionados más abajo- que estimulan el nervio vago por razones terapéuticas para mejorar afecciones como la depresión y la epilepsia. La razón de esto es que la activación del nervio vago hace que el cerebro libere sustancias químicas, neurotransmisores, que reducen la actividad convulsiva. Así mismo, existen tratamientos que estimulan el nervio vago por razones terapéuticas para mejorar afecciones como el síndrome de intestino irritable o el estreñimiento. Esto debido a que se ha descrito una vía a través de las fibras del nervio vago, que es capaz de disminuir la inflamación intestinal.

El nervio vago puede funcionar incorrectamente a consecuencia de enfermedades y padecimientos como diabetes. Cuando esto sucede terminamos desarrollando un tono vagal bajo, que puede traducirse en síntomas de todo tipo como dificultad para tragar, migrañas, ronquera, retención de líquidos, desórdenes digestivos, presión arterial alta, artritis, entre otras. Existen investigaciones sobre la estimulación del nervio vago que puede aplicarse a tratamientos para enfermedades consecuentes de inflamación en el cuerpo, como las mencionadas. Al entender que el nervio vago tiene la capacidad de ser como los frenos de un auto para detener la inflamación, su manipulación es la clave y se vuelve el foco de atención como uso terapéutico. Sin embargo, no necesariamente debemos tener una enfermedad para poder manipular el nervio vago a nuestro favor. Algunos de los beneficios de estimularlo son:

  • Regular el estrés y la ansiedad
  • Mejorar el estado de ánimo
  • Apoyar el trastorno bipolar
  • Tratar las migrañas
  • Mejorar la calidad del sueño
  • Fortalecer el sistema inmunológico
  • Apoyar la digestión y mejorar el estreñimiento
  • Aliviar el síndrome de fatiga crónica

Existen distintas herramientas que nos permiten estimular el nervio vago a nuestro favor. A continuación mencionamos algunas:

  • Actividades como el yoga y pilates estimulan el nervio vago a través de movimientos y posturas específicas
  • Cantar y recitar una canción hacen vibrar la garganta y la respiración diafragmática profunda, que sabemos que estimula el nervio vago.
  • Reír también es un excelente estímulo.
  • Bañarte con agua fría durante 30 segundo ayuda a tener un tono vagal alto.
  • Hacer gárgaras: activarás los músculos faríngeos.
  • Masajes manuales en puntos específicos con aceites esenciales como lavanda, ylang ylang y hoja de naranjo amargo.
  • Mindfulness
  • Meditación
  • Control del diafragma a través de movimientos involucrados con la respiración.
  • Entrenamiento físico. La frecuencia cardiaca en reposo es un marcador de qué tan fuerte es nuestro tono vagal. Mientras más baja la frecuencia en reposo, mejor tono.
  • Movimientos específicos. En su libro El nervio vago y su poder sanador, Stanley Rosenberg nos habla sobre el papel que desempeña el nervio vago en nuestros estados psicológicos y emocionales. Nos enseña ejercicios para fortalecerlo como el que encontramos en el siguiente video

https://www.youtube.com/watch?v=rbowIy6kONY

Las siguientes herramientas también favorecen el tono muscular pero necesitan ser llevadas a cabo por un profesional:

  • ENV (Estimulación del nervio vago): una técnica que utiliza la electroestimulación para activar las neuronas a través de un dispositivo eléctrico que se inserta bajo la piel.
  • Reflexología podal: estudios afirman que esta técnica reduce el sistema simpático y la presión arterial.
  • Acupuntura: puede ser muy útil especialmente para tratar patologías neurológicas.

Otra manera de mantener la salud del nervio vago es tener relaciones sanas. De hecho, se sabe que las personas con mejor tono vagal son más altruistas y tienen relaciones más cercanas y amorosas. Esto se debe a que la estimulación vagal provoca la liberación de oxitocina, una hormona llamada “molécula de conexión”, porque promueve la unión.

Por último, cabe destacar otra forma de estimular el nervio vago: a través de suplementos. Algunos suplementos pueden mejorar la salud y la función del nervio vago, como la raíz de jengibre, los probióticos, los ácidos grasos esenciales omega-3 y el zinc. Esto debido a su papel en la salud nerviosa y digestiva del cuerpo.

Como puedes ver, el nervio vago tiene una función fundamental en el cuerpo humano. Por eso, es importante seguir ciertas pautas que eviten alteraciones y ayuden a mantenerlo en buen estado. Sigue estas recomendaciones y verás como muchos aspectos o síntomas comunes "del día a día" irán mejorando, llevándote a tener una mejor calidad de vida.

Fuentes

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26364692/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26381725/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26364805/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28421634/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21441636/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18157022/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22913335/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24863066/