Usa el código SOMOSSLP y recibe un 20% de descuento en tu siguiente compra

SLP

Dormir lo suficiente es una parte vital y dinámica de un estilo de vida saludable. El cuerpo necesita un descanso adecuado cada noche por una variedad de razones, que incluyen, fortalecer el sistema inmunológico, reparar tejidos dañados, mejorar la digestión, desintoxicación, equilibrio hormonal y mantener la salud cognitiva.

Who we are

El insomnio o las alteraciones del sueño son una de las enfermedades más comunes que afectan a la mayoría de la población a nivel mundial y afecta todos los aspectos de la salud. La falta de sueño nos hace tener cambios de humor, agrava el dolor, empeora la fatiga, aumenta la inflamación, podemos tener mala memoria y suprime aún más nuestro sistema inmunológico.

Los trastornos del sueño son un grupo de condiciones que afectan la capacidad de dormir bien de forma regular. Ya sean causados por un problema de salud o por demasiado estrés. En algunos casos, estos trastornos pueden ser un síntoma de otra afección médica o de salud mental.

El gran desafío para corregir los problemas del sueño es que puede haber muchas razones por las que el cuerpo está luchando por tener un sueño reparador. También puede pasar por diferentes fases donde cambia la raíz de los problemas de sueño. Muchos factores influyen en el sueño, incluidas las infecciones, las toxinas, el estrés, los desequilibrios hormonales, el desequilibrio del ritmo circadiano, la mala higiene del sueño y las condiciones ambientales como el moho o los campos electromagnéticos.

Un adulto promedio debe dormir 7 a 9 horas de sueño diario.

¿Cómo puedes comenzar?

Mejorar la higiene del sueño es un buen lugar para comenzar. Esta abarca tanto el entorno como los hábitos, y puede quitar muchos obstáculos del camino para un sueño de mayor calidad y una mejor salud en general. Mejorar la higiene del sueño tiene poco costo y prácticamente ningún riesgo, por lo que es una parte importante de una estrategia de salud para contrarrestar los graves problemas de insomnio y sueño insuficiente.

Tener dificultades para conciliar el sueño, experimentar trastornos frecuentes del sueño y sufrir somnolencia durante el día son los signos más relevantes de una mala higiene del sueño. Una falta general de consistencia en la cantidad o calidad del sueño también puede ser un síntoma.

Antes de intentar cualquier técnica es importante que identifiques qué es lo que está mal, te cuesta conciliar el sueño, te despiertas a la mitad de la noche o tienes el sueño muy ligero. La calidad del sueño depende de un estado llamado sueño profundo o “Deep Sleep”, que es la parte restauradora y también ayuda con la función inmunológica, y el estado REM que complementa el sueño profundo.

Sin ningún dato, se vuelve más difícil medir la calidad del sueño y ver dónde puede mejorar. Afortunadamente, existen los rastreadores de sueño que te ayudan a realizar un seguimiento de tus ciclos de sueño, medir tu frecuencia cardíaca, probar la variabilidad de tu frecuencia cardíaca y más.

La temperatura es un punto muy importante ya que cuando nos empezamos a dormir comienza a bajar y cuando se acerca la hora de despertarnos sube. Se cree que mantener la habitación a 18 ° C es lo mejor para un sueño óptimo. Esto se debe a que la temperatura del cuerpo se reduce durante el sueño y una habitación fresca puede ayudarte a quedarte dormido y mantener el sueño. Recuerda que no es solo la temperatura del cuarto, sino también la ropa de cama y la pijama lo que modula el calor corporal.

Evita la luz azul, como la de tabletas o teléfonos por la noche, ya que puede alterar el ciclo circadiano del cuerpo disminuyendo la producción natural de melatonina, conocida como la hormona del sueño que le dice al cuerpo que está cansado y necesita dormir. De hecho, la luz azul emitida por nuestros dispositivos reduce la melatonina hasta en un 50%. Si tienes que mirar una pantalla con luz azul tres o cuatro horas antes de dormir puedes usar anteojos que bloquean la luz azul y puedes descargar un programa llamado flux en tus dispositivos.

Elimina las fuentes de luz en tu recámara, la luz de la luna y del sol y el alumbrado de la calle también pueden alterar tu sueño. Las cortinas blackout, usar antifaz y cubrir el espacio debajo de la puerta en el que puede entrar un poco de luz pueden darte unas horas más de sueño.

La meditación promueve la relajación, la conciencia y la concentración. A través de la respiración puedes ayudar a despejar tu mente, oxigenar tu cuerpo e incluso disminuir tu frecuencia cardíaca. Lo ideal es hacerlo por 20 minutos todos los días, si no sabes como hacerlo no te preocupes existen diferentes apps que pueden guiarte, Calm, Insight Timer o headspace son algunos ejemplos. Para preparar tu cuerpo a dormir y estar en un estado más tranquilo, hay muchas meditaciones guiadas como la práctica de Yoga Nidra.

Hacer ejercicio puede ayudarte a quedarte dormido y mejorar la calidad del sueño. Además hace felices a las bacterias intestinales, mejora el estado de ánimo y mantiene un cuerpo sano. Tener alguna actividad física aumenta la calidad del sueño, la duración del sueño y también ayuda con el insomnio. Cuando hacemos ejercicio, el cortisol se produce de forma natural. Para imitar nuestra curva natural de cortisol, es mejor hacer ejercicio por la mañana para dormir mejor. Asi que te recomendamos hacer ejercicio temprano en la mañana o en la tarde para que tu cuerpo esté listo para el tiempo de inactividad por la noche. Evita hacer ejercicio muy intenso 2 horas antes de acostarte.

El ritmo circadiano, también conocido como reloj biológico interno, es responsable de hacer que te sientas alerta y somnoliento durante todo el día. Idealmente, debemos sentirnos más alerta en la mañana y con sueño a medida que oscurece. Para restablecerlo te recomendamos salir por la mañana , exponerte a la luz al despertar libera un nivel saludable de cortisol que actúa como una señal de despertador. También inicia un temporizador interno para la liberación de melatonina por la noche.

Tener una microbiota saludable es clave ya que tener más bacterias “malas” que “buenas” puede influir en la calidad del sueño. Las bacterias de nuestro intestino tienen un papel clave en la regulación hormonal, como la serotonina (un precursor de la melatonina). Además, tener un microbioma más diverso (con diferentes tipos de bacterias) se asocia con un mejor sueño. Diversificar la microbiota puede ser tan simple como comer una dieta más saludable rica en fibra y alimentos fermentados que le encantan a las bacterias intestinales (kefir, col fermentada y kombucha), reducir los alimentos industrializados y evitar los alimentos dos horas antes de acostarte.

Evita la exposición electromagnética ya que existe evidencia de que influyen en la actividad de tu cerebro durante la noche. Desconecta todos los aparatos electrónicos que tengas cerca del lugar donde duermes para evitarlo (o ponerlos en modo de avión) y apaga el wifi durante la noche.

Evita tomar cafeína en la tarde. Más de la mitad de la población tiene una variación genética que no nos permite metabolizar adecuadamente la cafeína. Entonces por eso recomendamos tomar una taza de café por la mañana nada más en caso de que pertenezcas a este grupo de personas.

Tener un sistema inmunológico hiper-reactivo puede causar un exceso de histamina. Los mastocitos son células que provienen de la médula ósea y tienen un papel importante en la respuesta del papel inmunitario. Promueven la inflamación como parte de su respuesta inmune a través de sustancias como la histamina. Ésta desempeña funciones importantes a nivel cerebral, destacando la reducción del sueño y el aumento del estado de alerta. El estrés crónico o prolongado es un factor desencadenante de ésta vía.

Título

Cada noche un adulto promedio debería de tener entre 7 a 9 horas de sueño diario. Más de la mitad de los adultos duermen menos de lo que necesitan, pero eso no significa que necesites pastillas para dormir. Estas no son una solución a largo plazo, existen alimentos y suplementos que puedes agregar a tu dieta que podrían ayudarte a obtener algunas horas extras de sueño. Los suplementos más conocidos y de más fácil acceso son la valeriana y la pasiflora que podemos encontrar en cualquier farmacia.

El tema del uso excesivo de suplementos, hierbas o productos farmacéuticos es la supresión excesiva del sistema nervioso central. Usa los suplementos con prudencia y trabaja con un médico o especialista que pueda orientarte sobre su uso. Se debe evaluar el uso a largo plazo debido a los posibles efectos secundarios negativos y también a la capacidad de disminuir la cantidad de sueño REM (el sueño más profundo y reparador). Por ejemplo, con las benzodiazepinas, (un tipo de medicamento recetado para dormir), se debe seguir la orientación profesional con respecto a su uso y se debe suspender el medicamento con un plan para reducir gradualmente en lugar de detener de golpe ya que podría causar insomnio de rebote (rebound insomnia).

Título

En SOMOS tenemos una fórmula llamada Dream Big, una mezcla de L-Teanina, Manzanilla, GABA, Lúpulo, Pasiflora, Valeriana, Bálsamo de limón y Magnesio. Esta combinación puede ayudarte a conciliar el sueño más rápido, mejorar la calidad del sueño y relajar tu cuerpo y tu mente.

Antes de comenzar a tomar suplementos o medicamentos es importante que identifiques cual es el problema y que intentes las diferentes herramientas que ya te dimos para tener un mejor sueño. Tomar el camino fácil puede ser el más problemático. Dormir es básico para que estemos de buen humor, rindamos tanto física como mentalmente, tengamos un sistema inmune fuerte, tener un buen equilibrio hormonal y gocemos de una buena salud en general. Siempre debes de ir de la mano de un especialista, no te recomendamos seguir las sugerencias de tus amigos o familiares ya que cada cuerpo es diferente y nadie conoce mejor que tú lo que necesitas y lo que te funciona. No olvides que los suplementos son solo un apoyo, no la solución al problema. Si tienes cualquier inquietud o pregunta, puedes programar una cita aquí para hablar con uno de nuestros especialistas.

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe nuestros últimos lanzamientos semanales, ofertas, guías y más.

Thank you!