Salud más allá del peso

Salud más allá del peso

Actualmente nos estamos enfrentando a un cambio de paradigma en donde antes el peso se usaba comúnmente como un indicador ampliamente válido de la salud.

El Índice de Masa Corporal (IMC) permitía clasificar a una persona en diferentes categorías, tales como bajo peso, normopeso, sobrepeso, y obesidad (1). Estos indicadores se incluían de manera obligada en la evaluación de cualquier visita al médico o nutriólogo(a); y era de esperarse que el tratamiento obtenido de estas visitas hiciera grandes esfuerzos por modificar cualquier peso que no cayera en una categoría normal. Sin duda, hoy en día esa sigue siendo una de las opciones disponibles en muchos de los consultorios, pero no es la única (2).  

Recientemente, la idea de dejar de centrar la salud en el peso corporal se está convirtiendo en tendencia. Se habla de buscar salud a través de la adquisición de conductas saludables, independiente del peso y tamaño de la persona. Y eso, ¿Es posible? Primero debemos comenzar por entender que la salud abarca distintos aspectos. Para alcanzar un estado óptimo de salud, todas las piezas deben de funcionar adecuadamente con el fin de encontrarse en equilibrio. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades (3). El nuevo enfoque es más inclusivo, ya que acepta y respeta la diversidad corporal con el fin de priorizar las conductas y estilos de vida saludables a largo plazo. Se ha descubierto que no porque una persona tenga sobrepeso u obesidad, necesariamente tiene enfermedades y mala salud (4).  

Como se ha mencionado antes, el peso e IMC han sido los parámetros más utilizados para diagnosticar obesidad. Sin embargo, aunque el IMC se correlaciona bastante bien con el porcentaje de grasa corporal y varias enfermedades crónicas (5), existen personas con obesidad y sobrepeso que están metabólicamente sanas; así como personas delgadas que están metabólicamente obesas y/o enfermas (6). El delgado metabólicamente obeso es una persona que tiene un IMC normal pero tiene mayor acumulación de grasa a nivel abdominal y visceral, resistencia a la insulina, presión arterial elevada, bajo nivel de actividad física y un perfil lipídico con riesgo a formar ateromas. Por lo tanto, el concepto de persona con obesidad pero metabólicamente sana hace referencia a aquellos individuos que, si bien tienen un IMC mayor a 30, no tienen resistencia a la insulina ni ningún otro factor de riesgo añadido (7).  

Una de las explicaciones a este fenómeno es que la persona obesa sana es capaz de acumular el exceso de grasa en el tejido debajo de la piel y no entre sus órganos (8). Éste tejido se puede expandir o incrementar según se necesite, mientras que, en el caso del obeso enfermo y delgado metabólicamente obeso, los depósitos de grasa debajo de la piel no se expanden lo suficiente y dicha grasa se acumula en el hígado, pericardio, páncreas, etc., constituyendo la denominada grasa visceral. Ésta es la más peligrosa porque está íntimamente relacionada con los factores de riesgo cardiovascular, como diabetes, hipertensión, hígado graso no alcohólico, hiperlipidemias y la resistencia a la insulina (9). De la misma manera, está relacionada con las complicaciones derivadas de estos factores de riesgo cardiovascular: infartos, isquemias cerebrales y accidentes hemorrágicos, etc. (10) Esta posibilidad de expansión a la hora de producirse los depósitos de grasa diferencia al obeso sano del obeso enfermo y el delgado metabólicamente obeso.

Estamos desaprendiendo para aprender el nuevo paradigma, en donde todos conozcan a la salud sin juicios ni estigmas incorrectos. Esto significa que debemos empezar a buscar y alentar la construcción de conductas saludables y el bienestar, independientemente del tamaño de una persona. Entonces, ¿Cómo se ve un camino de salud con esta nueva visión?

1.Promoviendo una alimentación que equilibre las necesidades nutricionales, el hambre, la saciedad, el apetito y el placer; en su contrario, evitando el consumo excesivo de agentes nocivos para la salud.

2. Impulsando una vida activa con actividades físicas apropiadas para cada individuo, que sean placenteras y que mejoran la vida de la persona, en lugar de ejercicios centrados únicamente en un objetivo de pérdida de peso.

3. Favoreciendo actividades que nutran al aspecto emocional y espiritual.

Para cada persona el camino es distinto. La salud, en una visión integral, se ve de muchas formas y tamaños (11); solo es cuestión de cuidar todos los aspectos de la salud y el bienestar, a través de la suma de hábitos saludables encontrados en un punto medio. Si bien una persona es capaz de encontrar este equilibrio, el camino de la salud también se puede ver acompañado de expertos en salud que ayuden a gestionar cualquier problema, sea entorno a la alimentación, estilo de vida, o aspectos sociales y/o psico-emocionales.

En Somos, contamos con médicos y nutriólogos(as) funcionales que colaboran en conjunto con la persona con el fin de elaborar un protocolo de salud personalizado. Se toma en cuenta a la persona en su totalidad para idear un tratamiento de salud sostenible con herramientas que mejoren aquellos aspectos donde se necesite progresar. Si se modifican los estilos de vida, se puede influir positivamente en la salud, y hoy en día se aboga por aceptar y respetar, más que juzgar, la diversidad de formas y tamaños del cuerpo. Con cada día que pasa, es más sabido que no por conocer el peso o ver el tamaño del cuerpo de una persona, es válido deducir su salud y estilo de vida. Mas vale recordar que el peso “ideal” no es sinónimo de salud ni de felicidad, así como tener un cuerpo grande no significa no tener salud o ser infeliz. Los cuerpos tienen diferentes tamaños y formas, independientemente de la cantidad de comida y ejercicio que se haga (12).

En Somos, reconocemos que la salud y el bienestar son multidimensionales y que incluyen aspectos físicos, sociales, espirituales, ocupacionales, emocionales e intelectuales. A través de pequeños cambios en la calidad de la alimentación, del sueño, manejo de emociones y estrés, entre otros, el cuerpo puede vivir en salud. La membresía de Somos te ofrece un manejo integral de la salud, corrigiendo desde la raíz, y brindándote las herramientas para comprender qué mejoras se pueden hacer en tu estilo de vida para lograr un estado óptimo de salud más allá del peso. 

Fuentes:

  1. Nuttall F. Q. (2015). Body Mass Index: Obesity, BMI, and Health: A Critical Review. Nutrition today50 (3), 117–128. https://doi.org/10.1097/NT.0000000000000092

  2. Bacon, L., Aphramor, L. Weight Science: Evaluating the Evidence for a Paradigm Shift. Nutr J  10, 9 (2011). https://doi.org/10.1186/1475-2891-10-9

  3. Organización Mundial de la Salud (OMS). Health and Well-being. (Consultado el 24 de febrero del 2022) Disponible en: https://www.who.int/data/gho/data/major-themes/health-and-well-being

  4. Antonopoulos A, Dimitris Tousoulis D. The molecular mechanisms of obesity paradox, Cardiovascular Research. 2017;113 (9): 1074–1086.

  5. Goossens G, H: The Metabolic Phenotype in Obesity: Fat Mass, Body Fat Distribution, and Adipose Tissue Function. Obes Facts 2017;10:207-215. doi: 10.1159/000471488

  6. Gómez-Zorita, S., Queralt, M., Vicente, M.A. et al. Metabolically healthy obesity and metabolically obese normal weight: a review. J Physiol Biochem. 77:175–189.

  7. Matthias Blüher, Metabolically Healthy Obesity, Endocrine Reviews. 2020; 41(3): https://doi.org/10.1210/endrev/bnaa004

  8. Sakers A, De Siqueira M, Seale P, Villanueva C. Adipose-tissue plasticity in health and disease. Cell. 2022; 185(3): 419-446.

  9. Norbert S. Causes, consequences, and treatment of metabolically unhealthy fat distribution. The Lancet Diabetes & Endocrinology. 2020; 8(7): 616-627.

  10. Gruzdeva, O, Borodkina, D, Uchasova, E. Localization of fat depots and cardiovascular risk. Lipids Health Dis. 2018; 17: 218.

  11. Robison J. (2005). Health at every size: toward a new paradigm of weight and health. MedGenMed : Medscape general medicine7(3), 13.

  12. Chinn V, Neely E, Shultz S, Kruger R, Hughes R, Thunders M. Empowering Women in the Face of Body Ideals: A Scoping Review of Health Promotion Programs. Health Education & Behavior. 2021.