La importancia de la personalización

La importancia de la personalización

En los seres humanos, como en la naturaleza, hay un hermoso y complejo conjunto de diversidad. Las diferencias entre las personas, incluyendo las respuestas a la dieta, se explican en buena medida por diferencias genéticas y ambientales. No cabe duda de que el conocimiento del perfil de cada persona ofrece un importante potencial de cara a la prevención y tratamiento de problemas y patologías relacionadas con la alimentación. Esto permite definir, con base científica, las directrices de una nutrición personalizada y adaptada a las características de cada estilo de vida como el medio donde se desenvuelve, el ambiente social al que pertenece, entre otros factores.

En el área genética, si bien hay que mencionar que se ha avanzado mucho en la última década, estamos aún lejos de conocer y comprender todas las interrelaciones relevantes entre los genes y los nutrientes. Sabemos que hay genotipos que se benefician especialmente de recomendaciones dietéticas específicas, que pueden diferir de recomendaciones generales y populares. De la misma manera en que ninguna persona es idéntica a otra en apariencia física, tampoco tienen precisamente un parecido a nivel molecular. Por ejemplo, el hierro contenido en una misma taza de espinaca puede ser absorbido de manera diferente por dos personas y tu sospecha de que de alguna manera todos los carbohidratos que comes se van a tus caderas, mientras que tu mejor amiga aparentemente come a placer sin engordar un gramo, no está en tu imaginación.

Cuando se trata de los factores ambientales son muchas las ramas que influyen. El ambiente social tiene una influencia muy grande sobre lo que come la gente, como preparan sus alimentos, sus prácticas alimentarias, los alimentos que prefieren y donde los consumen. Del mismo modo, el ambiente donde se desarrolla una persona puede influir en sus necesidades nutricionales. No es igual vivir en el campo que vivir en la ciudad. Ni siquiera vivir en una ciudad en desarrollo es lo mismo que vivir en una ciudad desarrollada, con un índice de contaminación elevado. La cultura y la religión es también son determinantes en la nutrición. Por ejemplo, ni los musulmanes ni los judíos consumen cerdo, mientras los hindúes no comen carne y con frecuencia son vegetarianos.

La rutina diaria que tiene cada persona también se debe tomar en cuenta para una perfecta personalización. Algunos de estos detalles serían el horario laboral que tiene cada persona, el tiempo con el que cuenta para preparar la comida y para comer, el estrés al que esta sometido, la profesión que tiene, si realiza o no alguna actividad física, entre otros.

Con base en estos descubrimientos, como se mencionó anteriormente, se ha establecido que nuestra dieta y nuestros genes interactúan. Ni nuestros genes son tan intransigentes, ni nuestra dieta tan inerte como se creía anteriormente. Es un concepto radical que un factor de estilo de vida cómo la nutrición pueda ser de los principales factores de influencia en la salud humana durante la vida de una persona. Moléculas contenidas dentro de los alimentos como fitonutrientes, vitaminas y minerales prometedores ya han demostrado tener beneficios potenciales más allá de su bien conocida contribución funcional a los procesos metabólicos. Para los polifenoles como la curcumina, su actividad antioxidante y desinflamatoria podría ser sólo la punta del iceberg. Las investigaciones emergentes sugieren que también podría ejercer una influencia genética al bloquear o inducir efectos específicos.

Uno de los problemas que ataca la personalización es la baja densidad nutricional que contienen los alimentos en la actualidad debido a un proceso de producción industrial acelerada. Al haber sobre-población en el mundo, el humano se ve con la necesidad de reducir el tiempo de siembra y cosecha en la agricultura y el de forzar el crecimiento y engorde en la ganadería. Esto ha traído como consecuencia una menor densidad nutricional en todos los alimentos que consumimos. Por ejemplo, anteriormente con tan solo una naranja se obtenía la cantidad de vitamina C que el cuerpo requiere y en la actualidad se necesitaría consumir un aproximado de 10 naranjas para obtener esa misma cantidad de vitamina C.

La nutrición personalizada tiene el potencial de revolucionar la industria de la salud. Es una oportunidad para anticiparse al diagnóstico de diversas enfermedades, reprogramar el destino genético y cambiar el enfoque de “estándares” basados en la población general a modalidades nutricionales personalizadas para cada individuo. En SOMOS estamos seguros de que la personalización hace la diferencia. Es por ello que a través del quiz y la asesoría con nuestras especialistas nos aseguramos de darte exactamente lo que necesitas, ni más ni menos. ¿Qué esperas para descubrir lo que tu cuerpo necesita, con base en síntomas como fatiga, dolores de cabeza o una mala digestión? Descúbrelo YA, haz el quiz y vive la experiencia de la personalización.