Efectos del trauma emocional

Efectos del trauma emocional

La vida está llena de eventos inesperados. Algunos de ellos se logran sobrellevar sin mayor problema, mientras que otros tienen el potencial de provocar sufrimiento humano significativo y sobrepasar los mecanismos o habilidades naturales de los seres humanos. Éstos últimos nos pueden causar un trauma. La palabra trauma significa herida y puede ser físico o emocional. El trauma físico se refiere al daño directo sobre el cuerpo de una persona, ya sea por un accidente, enfermedad o violencia.

En este artículo nos enfocaremos más en el emocional, aunque hay que mencionar que generalmente van de la mano uno con el otro.  Un trauma emocional (como sentir mucho miedo o sentirse en peligro real o potencial) puede inducir una cascada de eventos neurológicos que tienen consecuencias duraderas, como la expresión genética alterada. Es muy común ver cómo las experiencias fuertes vividas durante la infancia reducen la resistencia a eventos estresantes posteriores y terminan causando problemas de regulación emocional en la adultez. Esto también puede suceder en adultos, sin embargo en la niñez las conexiones neuronales y el carácter se encuentran en pleno desarrollo por lo que las experiencias que se viven día a día son determinantes en ese sentido. De hecho, hay más de 1,000 estudios revisados por pares sobre la relación entre el estrés infantil y las enfermedades de los adultos. La investigación sobre este tema comenzó en 1996 con el Estudio de Experiencias Adversas en la Infancia de Kaiser Permanente-CD, también conocido como el Estudio ACE.

Se ha demostrado que la exposición a factores estresantes emocionales repetidos, incluso en ausencia de un diagnóstico de trastorno por estrés postraumático (TEPT), produce una mayor formación de sinapsis y crecimiento dendrítico en la amígdala basolateral (la región más importante del cerebro para la expresión de respuestas emocionales provocadas por estímulos aversivos), retracción dendrítica en el hipocampo (que lleva a menos conexiones cerebrales y deterioro de la función neuronal) y comportamiento similar a la ansiedad frente a desencadenantes específicos. Esto se traduce en una hiper-reactividad por parte de la zona del cerebro que reacciona al estrés y una disminución de la función de las demás zonas. En el libro Cuando el Cuerpo Dice que No, de Gabor Mate, MD se describen detalladamente los mecanismos de cómo el trauma puede suprimir la función inmunológica y afectar la función celular.

En otro libro El cuerpo lleva la cuenta: Cerebro, mente y cuerpo en la superación del trauma el autor Bessel Van der Kolk describe cómo los recuerdos traumáticos son diferentes de otros eventos de la vida en que los traumas se recuerdan como si se volvieran a experimentar. En sus pacientes, observó que el trauma afecta el funcionamiento normal del cerebro permitiendo que la parte emocional del cerebro anule la parte racional del cerebro, la corteza prefrontal, y crea un estrés o ansiedad donde la persona no es capaz de vivir en el presente.

Entonces, partiendo de la idea de que el cuerpo físico puede somatizar las emociones mal digeridas o atoradas como las que causa un evento traumático, en Somos queremos darte algunas herramientas para trabajar en reconocer dichas emociones, sanar las “heridas” y trascender.

Primero que nada, identificar los síntomas causados por un trauma es primordial. Los más comunes son la ansiedad y la depresión. Queremos que sepas que es totalmente normal tenerlas ya que son parte de la respuesta natural del cuerpo cuando quiere señalar que algo no anda bien, como cuando existe una emoción atorada o bloqueada, por ejemplo. Otro efecto que tiene el trauma en el cuerpo es aumentar la predisposición a enfermedades crónicas, como diabetes, porque promueve la inflamación celular. Esta inflamación es parte de la respuesta inmune que se genera cuando el cuerpo se siente amenazado o en peligro. Por esta razón el tratamiento de cualquier evento traumático debe ser multidisciplinario con especialistas que entiendan la conexión entre todos los síntomas (como ansiedad), emociones (como miedo) y padecimientos (como enfermedades del corazón) que una persona puede presentar.

Para abordar el trauma, se recomienda consultar a un experto y es importante trabajar con alguien capacitado en el tema ya que existen muchas terapias emergentes como:

1. EMDR - es una forma de terapia de trauma que puede tener un impacto significativo en las personas para ayudar a procesar su experiencia de curación. La desensibilización del movimiento ocular, también conocida como EMDR, es eficaz y cuenta con el respaldo de la OMS / WHO, el Departamento de Defensa de Estados Unidos y otras organizaciones reconocidas. Varios estudios controlados aleatorios han evaluado la terapia EMDR y en un estudio en particular, el 80% de las víctimas de trauma ya no tenían PTSD (Post-traumatic stress disorder) después de varias sesiones de 90 minutos. Hase, M (2015).

2. Terapia de Constelación Familiar - Desarrollada por el terapeuta alemán Bert Hellinger, una constelación familiar intenta revelar una dinámica que abarca varias generaciones en una familia y resolver los efectos de esa dinámica. Como ha demostrado la ciencia de la epigenética, estos eventos pueden ejercer una fuerza poderosa que afectará a las generaciones futuras.

3.Terapia asistida psicodélica - Un campo emergente también para la terapia del trauma es el de los psicodélicos. Algunos de los científicos e investigadores más respetados de instituciones como Johns Hopkins, UCLA y NYU están avanzando en la terapia asistida psicodélica para tratar una variedad de trastornos de salud mental. Con la legalización actualmente en varios estados de los Estados Unidos y el trabajo de la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (MAPS), una organización sin fines de lucro que trabaja para aumentar la conciencia y la comprensión de las sustancias psicodélicas, demostrando eficacia en ensayos clínicos.

Como hemos explicado, el trauma emocional es un tema real que puede afectar nuestra salud como está comprobado con la ciencia. Sin embargo, en el lado positivo, existen muchas opciones para abordarlo de manera correcta y efectiva. Para obtener más información, un excelente documental que explica el impacto del trauma se llama https://wisdomoftrauma.com/.

Fuentes

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28766396/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25989833/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27002445/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29930229/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28963884/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31267619/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32840220/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26646603/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30274901/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31446917/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4467776/