Consumo de cúrcuma, otra forma de self-care para tu cerebro

Consumo de cúrcuma, otra forma de self-care para tu cerebro

El cerebro controla lo que pensamos, sentimos, lo que aprendemos y recordamos, así como la forma en la que nos movemos. Este regula muchas funciones vitales que nos mantienen en equilibrio para disfrutar de esta vida, desde el nacimiento hasta la vejez.

Existen muchas maneras bien conocidas, y algo obvias, de cuidar de él. Por ejemplo, mantener la actividad intelectual, llevar una actitud positiva ante la vida, cuidar de nuestro estado emocional, descansar bien, hacer ejercicio, cuidar la presión arterial, y llevar una alimentación saludable.

Sin embargo, esto no ha sido suficiente para que algunos científicos e investigadores identificaran que existían grupos de personas alrededor del mundo que presentaban menor incidencia de enfermedades relacionadas a la pérdida de función cerebral. India por ejemplo era el país con menor incidencia de Alzheimer en todo el mundo, y tenía tasas muy bajas de Enfermedad de Parkinson. ¿Qué diferencia a esta población de otras? Una de las respuestas yace en el curry, condimento esencial de la gastronomía de la India.

La cúrcuma es una de las especias utilizadas para preparar este condimento tan utilizado en este país. Otorga el color brillante y amarillento, y comúnmente le llaman la especia dorada. La curcumina, el ingrediente activo, es recomendado por la medicina ayurveda, un sistema de medicina tradicional y alternativo de la India, ya que otorga muchos beneficios para mejorar la salud y el bienestar; entre ellos está su efecto antiinflamatorio, antioxidante, y su capacidad de ser un buen coadyuvante en el tratamiento del dolor crónico.

Sin embargo, también ayuda a prevenir enfermedades neurológicas pues la curcumina puede cruzar la barrera hematoencefálica y se dice que esto es un posible acceso directo hacia el cerebro. Ésta se dice que es capaz de reducir la formación de placas de amiloides, característica en las personas que tienen Alzheimer. Estas placas son resultado de la acumulación de una proteína en el cerebro que causa de los signos y síntomas de esta enfermedad. Por otro lado, también se le conocen propiedades neuroprotectoras, lo cual significa que puede evitar el daño sobre las neuronas y su entonces muerte celular, conocida como apoptosis. En la enfermedad de Parkinson, el efecto neuroprotector impide que suceda esto sobre las neuronas que ayudan a controlar el movimiento y la coordinación.

Es por esto mismo que se dice que la curcumina puede impactar de manera muy positiva en el retraso del desarrollo de enfermedades como el Alzheimer y Parkinson.

Antes se creía que las neuronas no podían multiplicarse. Sin embargo, ahora se sabe que ellas son capaces de formar nuevas conexiones, y en ciertas áreas del cerebro pueden aumentar en número. Uno de los principales promotores de este proceso es el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). Muchos trastornos cerebrales comunes se han relacionado con concentraciones reducidas de esta proteína, incluida la depresión. Los investigadores han encontrado que la curcumina puede aumentar los niveles cerebrales de BDNF. Por lo tanto, aparte de reducir el riesgo de desarrollo de estas enfermedades, también puede ayudar a mejorar la memoria y la atención.

Otro de los mecanismos mediante el cual el consumo de cúrcuma impacta de manera positiva al cerebro es que lo protege del estrés oxidativo. A través de varias vías metabólicas, la curcumina va reuniendo radicales libres e incrementa la actividad de una enzima crucial para el equilibrio redox, la super-óxido dismutasa. De esta manera, la curcumina apoya a prevenir la muerte neuronal y reducir la neuroinflamación.

Sin duda, mantenerse activo mentalmente, cuidar de la salud emocional, descansar bien, hacer ejercicio, y consumir una dieta moderada en grasas, con muchas frutas y verduras ricas en antioxidantes, granos integrales y alimentos como pescado y nueces con omega-3, ayudan a conservar la salud cerebral. Sin embargo, consumir más cúrcuma a través de la alimentación o vía suplementos, definitivamente es otra nueva forma de self-care para el cerebro. Introduce este ingrediente a tu consumo cotidiano para aprovechar sus grandes beneficios.

Fuentes

  1. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17044766/
  2. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26007179/
  3. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31279955/
  4. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30634650/
  5. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33020545/
  6. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31440144/
  7. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29246725/