Cómo mantener tus hormonas en equilibrio

Cómo mantener tus hormonas en equilibrio

Las hormonas son los mensajeros químicos más potentes de nuestro cuerpo, le dicen qué hacer y cuándo. Es por eso que cuando las hormonas están desequilibradas es posible sentir algunos síntomas como insomnio, fatiga, aumento de peso, pérdida de cabello o cambios de humor.

Se producen en las glándulas endocrinas (tiroides, suprarrenales, páncreas y el sistema reproductor femenino o masculino) viajan por el torrente sanguíneo diciéndoles a los tejidos y órganos qué hacer. Ayudan a controlar muchos de los procesos principales del cuerpo, incluidos el metabolismo y la reproducción. Cuando hay un desequilibrio se produce mucho o muy poco de una hormona en específico; aunque sea un cambio pequeño puede afectar al buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Imagínate que estás horneando un pastel desde cero, si le agregamos más leche o menos huevo seguramente el producto final no será el esperado. Hay algunos niveles hormonales que a lo largo de la vida se espera que cambien por el envejecimiento natural.

El desbalance de una sola hormona puede afectar a las demás creando un efecto dominó, los síntomas comienzan a aumentar poco a poco. Por ejemplo, un desequilibrio de la hormona tiroidea, que es muy sensible a los cambios en los niveles de estrés, puede contribuir a un desequilibrio de cortisol, y un desequilibrio de cortisol puede contribuir a un desequilibrio de la hormona tiroidea. Y cualquiera de estos desequilibrios puede causar síntomas como fatiga, cambios de humor, problemas digestivos y aumento o pérdida de peso inexplicables. Entonces, dado que todas nuestras hormonas están tan estrechamente interrelacionadas y, a menudo, de naturaleza bidireccional, los síntomas del desequilibrio hormonal de cada una pueden parecer muy similares. Es por eso que mantener el equilibrio en nuestro sistema endocrino es esencial para que funcionemos sin problema.

Existe una amplia gama de signos o síntomas que podrían indicar un desequilibrio hormonal; estos dependerán de qué hormonas o glándulas no estén funcionando correctamente. Los más comunes son: aumento de peso ,fatiga, debilidad muscular, transpiración y sensibilidad al frío y al calor, estreñimiento, aumento de apetito y sed, disminución del líbido, depresión, nerviosismo, ansiedad o irritabilidad, adelgazamiento o caída excesiva de cabello, piel seca y cara hinchada y redondeada

Hay muchas cosas que pueden desafiar al sistema endocrino y, por lo tanto, alterar el equilibrio y la función hormonal. Cuanto más tiempo esté un sistema "descompuesto", más difícil puede ser volver a ponerlo en armonía. Identificar y corregir las causas del desequilibrio hormonal desde el principio ayudará a mantener tu salud y evitará la aparición de enfermedades crónicas. Llevar una mala dieta, estrés crónico e inflamación crónica son algunas de las principales causas de un desequilibrio hormonal.

A continuación te dejamos una lista de los principales síntomas y signos y sus posibles causas:

  1. Alteraciones en el sueño, el insomnio puede estar relacionado con un eje hipotalámico hipofisario adrenal (HPA) desregulado, que es el sistema central de respuesta al estrés, donde interactúan el sistema endocrino y el sistema nervioso central. También es responsable de regular la liberación de hormonas, como la melatonina y el cortisol. La melatonina actúa en la parte del cerebro que controla nuestro ritmo circadiano, lo que nos permite conciliar el sueño más rápido y permanecer dormidos por más tiempo. La incapacidad para secretar melatonina puede resultar en dificultad para conciliar el sueño o adaptarse a un nuevo patrón de sueño. De manera similar, cuando los niveles de cortisol son demasiado altos por la noche, es posible que tengas problemas para conciliar el sueño y te sientas alerta pero cansado por la noche.
  2. Aumento de peso o dificultad para bajar de peso, este es uno de los síntomas que más gente con desbalance hormonal presenta, pero ¿por qué? Por lo general los hábitos alimenticios no son los mejores, piensalo, si tienes un día muy ocupado y el estrés a tope, qué haces? Comer lo primero que se te cruce o tener ansiedad por comer algo no muy sano. El cuerpo procesa este trabajo duro como estrés y cuando el cuerpo está estresado, entra en modo de supervivencia o "lucha o huida", produciendo cortisol. Los días que más estrés tenemos, el cortisol siempre está alto y en un esfuerzo por protegerse de cualquier peligro que detecta, el cuerpo se aferra a la grasa como una forma de energía.
  3. Problemas digestivos, hay más neurotransmisores en el intestino que en el cerebro, por lo que no es raro que el desequilibrio hormonal, la ansiedad y la depresión a veces se acompañen de síntomas digestivos. Las hormonas influyen en la función intestinal a través del microbioma en nuestros intestinos, por lo que un desequilibrio hormonal puede afectar la población y la función de las bacterias en nuestro intestino, provocando síntomas como hinchazón, estreñimiento, diarrea o náuseas.
  4. Bajo líbido, la disminución de estrógenos, progesterona y testosterona están asociados con una disminución del deseo sexual tanto en hombres como en mujeres. El desequilibrio hormonal no es el único motivo por el que el líbido puede bajar, puede ser que estés muy estresado, no te sientas bien, estés bajo dolor o algún medicamento esté afectando.
  5. Fatiga, todos en algún momento hemos sentido cansancio pero con un descanso adecuado, hidratación y una dieta saludable debes recuperarte. Si consideras que te estás cuidando y aún así te sientes agotado es importante que pongas atención a tus síntomas y tomes acción. La fatiga suprarrenal y el hipotiroidismo cada día son más frecuentes por el ritmo acelerado que vivimos, un análisis hormonal y consultar con un médico especialista puede ayudarte a hacer un pronto diagnóstico y mejorar.
  6. Ansiedad y depresión, los cambios de ánimo pueden ser consecuencia de otras cosas no solo de las hormonas pero en su mayoría dependen mucho de ellas. Las mujeres son más propensas a padecer algún padecimiento relacionado al estado de ánimo ya que tienen cambios hormonales más marcados que lo hombres. En las mujeres a mejor nivel de estrógenos menos ansiedad y miedo y a mejor nivel de testosterona en hombres menos propensos a desarrollar ansiedad o trastornos depresivos.
  7. Cambios en piel y cabello, el ciclo del cabello, la fuerza de los folículos y el aspecto de la piel están altamente relacionada con los cambios hormonales. Por lo general el cambio en estos dos aspectos se ve más marcado en mujeres ya que el embarazo, la menopausia y el síndrome de ovario poliquístico hacen que las hormonas se revolucionen y provoquen adelgazamiento del cabello, que tengas más vello del normal y tu piel tenga brotes.

Si crees tener un desequilibrio hormonal, es importante que hables con un especialista (en este caso un endocrinólogo) sobre tus síntomas. Por lo general, el primer paso después de agendar tu cita con un médico es un análisis hormonal para determinar en dónde está el problema. El tratamiento médico junto con un nutriólogo pueden ayudarte a elaborar un plan personalizado que incluye cambios en la alimentación, estilo de vida y prácticas de manejo del estrés. Si estás experimentando algún síntoma de desequilibrio hormonal existen pasos generales que puedes comenzar a hacer para sentir un poco de alivio.

  1. Incluye adaptógenos, se ha comprobado que disminuyen los niveles de cortisol, una de las hormonas que secretamos cuando estamos bajo estrés. Reducir sus niveles puede ayudar a aliviar los síntomas del desequilibrio hormonal, como fatiga o problemas para dormir.
  2. Evita consumir azúcar, este es uno de los pasos más fundamental para optimizar la función hormonal. Comerla en exceso puede provocar un desbalance hormonal; tanto en hombres como mujeres aumenta los niveles de insulina y esto provocar diabetes. Las mujeres al tener niveles de insulina elevada afecta a los ovarios y producen más testosterona, esto a su vez aumenta la probabilidad de síndrome de ovario poliquístico, causa síndrome premenstrual y afecta la regularidad de los períodos, además de causar exceso de vello corporal y acné. En el caso de los hombres puede disminuir los niveles de testosterona y verse afectado el líbido.
  3. Manejo del estrés, al estar tanto tiempo bajo estrés le damos señales a nuestro cuerpo que produzca más cortisol y adrenalina lo que indica que huyamos del peligro. Al tenerlos en niveles elevados puedes tener presión arterial alta, frecuencia cardíaca rápida, ansiedad, acumulo de grasa a nivel abdominal y dificultad para bajar de peso. Practicar técnicas para reducir el estrés como la meditación, el yoga, los masajes y escuchar música relajante puede ayudarte a manejar mejor el estrés y evitar un desbalance en tus hormonas.
  4. Consume Omega 3, tiene propiedades antiinflamatorias y beneficios sobre la salud hormonal, como la reducción de los niveles de cortisol y adrenalina, las hormonas del estrés. Incorporarlo en tu rutina puede reducir la resistencia a la insulina relacionada con los malos hábitos alimenticios, el síndrome de ovario poliquístico y la diabetes gestacional.
  5. Duerme, no importa que tan sano comas y que hagas ejercicio 6 días a la semana, si no descansas y tienes un sueño reparador. La falta de sueño se ha relacionado con los desequilibrios de muchas hormonas, incluida la insulina, el cortisol, la leptina (inhibe las ganas de comer), la grelina (manda la señal de hambre) y la hormona del crecimiento. El no dormir puede generar más hambre, ansiedad, baja energía y más estrés. Para mantener un equilibrio hormonal óptimo, intenta dormir al menos siete horas de alta calidad por la noche.
  6. Probióticos, estas bacterias saludables pueden ayudar a reparar el revestimiento intestinal lo que a su vez equilibrará las hormonas. Cuando nuestro intestino tiene filtraciones hay partículas que no se digieren, como el gluten, y van hacia torrente sanguíneo provocando inflamación y esta a su vez causa enfermedades como hipotiroidismo. Para aumentar el consumo de probióticos puedes incluir en tu dieta alimentos fermentados como el kéfir, kimchi y miso; también puedes tomar una cápsula de probióticos todos los días.
  7. Vitamina D3, esta vitamina actúa como una hormona dentro del cuerpo y tiene importantes implicaciones para mantener bajos los niveles de inflamación, recuerda a mayor inflamación más riesgo de desbalance hormonal. La exposición al sol es la mejor manera de mantener los niveles adecuados pero si no tienes la posibilidad es importante que consumas un suplementos de esta vitamina.
  8. Cuida lo que tomas, algunos medicamentos, como las pastillas anticonceptivas y los glucocorticoides, pueden alterar el equilibrio hormonal provocando efectos secundarios como fatiga, cambios en el apetito, patrones de sueño alterados, disminución de la libido, tristeza e incluso depresión. Siempre consulta con tu médico qué efectos secundarios pueden tener los medicamentos que te manda.

Los desequilibrios hormonales afectan a muchos millones de personas en todo el mundo, en forma de trastornos comunes como diabetes, trastornos de la tiroides, irregularidades menstruales, infertilidad, niveles bajos de testosterona y dominancia de estrógenos lo puede llevar a bajo líbido y otras alteraciones. Es MUY importante que si sospechas de un cambio en tus hormonas consultes con especialista, aunque te dejamos algunos tips para mantenerlas en equilibrio ir con un experto en el tema es fundamental para recuperar tu salud.

Si quieres conocer más del tema o saber por dónde empezar puedes tomar nuestro test y agendar una cita con una de nuestras especialistas para que comiences este camino hacia el bienestar.

Fuentes

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1240539/pdf/ehp109s-000021.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4377487/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3079864/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6034676/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4064771/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7432488/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16815798/