¿Cambios en el Ciclo Menstrual por vacuna o infección por COVID-19?

¿Cambios en el Ciclo Menstrual por vacuna o infección por COVID-19?

Las hormonas y todos los órganos implicados en regular el ciclo menstrual se pueden ver afectados por factores ambientales y estresores (1). Cada mes, uno de los ovarios libera un óvulo en un proceso llamado ovulación. Al mismo tiempo, se producen cambios hormonales que preparan al útero para el embarazo. La menstruación o periodo menstrual, es el sangrado vaginal normal que ocurre como parte del ciclo menstrual de la mujer, una vez que no hubo fecundación del óvulo. La menstruación regular es un signo claro de salud (2).

Sin embargo, existe variabilidad en su duración. Se dice que es algo normal si dura menos de 8 días (3), pero como se mencionó antes, también se pueden experimentar alteraciones ocasionales inducidas por el estrés u otros factores que pueden provocar la falta de un ciclo o un cambio temporal en la duración de éste (4).

Recientemente, muchas mujeres han empezado a manifestar cambios o alteraciones en sus ciclos menstruales después de haber recibido la vacuna o haberse contagiado de COVID-19.

Un estudio realizado en 3,959 mujeres estadounidenses (5), descubrió que los ciclos menstruales se alteraron tras la vacunación contra el COVID-19. Se vieron periodos ligeramente más largos después de recibir la vacuna en comparación con las mujeres no vacunadas. Entre las principales alteraciones que se han documentado en diferentes estudios, se encuentran: periodos atrasados o adelantados, periodos más abundantes, periodos con más de dos sangrados menstruales en menos de un mes, spotting (manchas de sangre), periodos que regresan después de la menopausia, y dolores menstruales incapacitantes.

Desafortunadamente, existe poca literatura científica al respecto y todavía no se ha logrado encontrar la causa ni la correlación entre el COVID-19 y estas alteraciones. Hasta ahora, lo que sabemos a ciencia cierta es que:

  • Las alteraciones menstruales por COVID-19 son temporales. En un estudio realizado en China (6), de las 237 mujeres contagiadas con COVID-19 que refirieron cambios en su menstruación, el 84% regresó al volumen menstrual normal y el 99% regresó a su ciclo menstrual después de 1 o 2 meses.
  • Aún no hay evidencia de que la vacuna contra COVID-19 afecte a la fertilidad, según estudios realizados (7), los índices de embarazo fueron iguales en grupos vacunados y no vacunados.

No es ninguna sorpresa que desde el inicio de la pandemia, la mayoría de nosotros comenzó a experimentar más estrés y momentos de ansiedad ante la incertidumbre de lo que implica pasar por una pandemia mundial. El 11 de marzo de 2020, la nueva enfermedad por COVID-19 impactó de manera considerable la prevalencia del estrés postraumático y psicológico (8) experimentado por población general. Los factores estresantes psicosociales, como la tensión financiera y el aislamiento (9), así como el estrés y miedo a la infección de uno mismo o de los seres queridos, son unos de los tantos factores causales de este fenómeno experimentado por la población en general.

El ciclo menstrual es muy susceptible al entorno y puede alterarse con facilidad independientemente de un contagio por COVID o por la vacuna (4). El mismo estrés psicológico puede alterarlo, y como se mencionó antes, la prevalencia ha aumentado mucho desde que inició la pandemia. Es por eso que la ciencia ha demorado tanto en publicar estudios que verifiquen el nivel de influencia en el cual estos dos factores, el contagio y la vacuna, afectan al ciclo menstrual.

Por eso, es importante que a pesar de los nuevos informes que confirman alteraciones en el ciclo menstrual de mujeres que comparten mismas características de contagio o vacuna, es necesario cumplir con la responsabilidad social de vacunarse y no bajar la guardia contra el contagio por COVID-19.

Si eres una de aquellas mujeres que ha padecido cambios en su menstruación y ésta sigue sin regularse pasados dos o tres ciclos menstruales, visita a tu ginecólogx de cabecera. Siempre es importante revisar cualquier alteración ginecológica independientemente del COVID-19; por ejemplo cuando los síntomas sean dolores menstruales incapacitantes, menstruaciones irregulares, y/o presencia de spotting (sin pastillas del día siguiente ni ningún anticonceptivo).

Finalmente, recuerda tener paciencia, acercarte a un grupo de apoyo y a especialistas que te brinden información fiable y veraz sobre las nuevas recomendaciones de seguridad y salud que apliquen para ti. La membresía de Somos te ofrece un manejo integral de tu salud, relacionando cada uno de los síntomas que presentas y brindándote las mejores herramientas para comprender qué está sucediendo con el fin de que puedas tomar las riendas de tu salud.

Fuentes:

  1. Siobàn D. Harlow, Genevieve M. Matanoski, The Association between Weight, Physical Activity, and Stress and Variation in the Length of the Menstrual Cycle, American Journal of Epidemiology, Volume 133, Issue 1, 1 January 1991, Pages 38–49.
  2. Small, C. M., Manatunga, A. K., Klein, M., Feigelson, H. S., Dominguez, C. E., McChesney, R., & Marcus, M. (2006). Menstrual Cycle Characteristics: Associations with Fertility and Spontaneous Abortion. Epidemiology, 17(1), 52–60.
  3. Bull JR, Rowland SP, Scherwitzl EB, Scherwitzl R, Danielsson KG, Harper J. Real-world menstrual cycle characteristics of more than 600,000 menstrual cycles. NPJ Digit Med 2019;2:83.
  4. Nagma S, Kapoor G, Bharti R, Batra A, Batra A, Aggarwal A, et al. To evaluate the effect of perceived stress on menstrual function. J Clin Diagn Res 2015;9:QC01–3.
  5. Edelman A, Boniface E, Benhar E, Han L, Matteson K, Favaro C, et al. Association Between Menstrual Cycle Length and Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) Vaccination, Obstetrics & Gynecology: January 2022 (10).
  6. Li, K., Chen, G., Hou, H., Liao, Q., Chen, J., Bai, H., Lee, S., Wang, C., Li, H., Cheng, L., & Ai, J. (2021). Analysis of sex hormones and menstruation in COVID-19 women of child-bearing age. Reproductive biomedicine online. 42(1), 260–267.
  7. Wesselink AK, et al. A prospective cohort study of COVID-19 vaccination, SARS-CoV-2 infection, and fertility. American Journal of Epidemiology. 2022.
  8. S.K. Brooks, R.K. Webster, L.E. Smith, L. Woodland, S. Wessely, N. Greenberg, G.J. Rubin. The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. The Lancet, 395 (2020), pp. 912-920.
  9. W. Tan, F. Hao, R.S. McIntyre, L. Jiang, X. Jiang, L. Zhang, X. Zhao, Y. Zou, Y. Hu, X. Luo, Z. Zhang, A. Lai, R. Ho, B. Tran, C. Ho, W. Tam. Is returning to work during the COVID-19 pandemic stressful? A study on immediate mental health status and psychoneuroimmunity prevention measures of Chinese workforce. Brain Behav and Immunity, 87 (2020), pp. 84-92.