Burnout, ¿Qué es y cómo evitarlo?

Burnout, ¿Qué es y cómo evitarlo?

¿Alguna vez has sentido que por más que te esfuerzas no consigues inspirarte o encontrar la motivación para terminar un trabajo? O bien, ¿te sientes tan cansado, fatigado o estresado que no tienes la fuerza física o mental para continuar con tus actividades? Si este es el caso, podrías estar sufriendo de burnout, o síndrome de desgaste laboral.

Para explicarlo mejor, el burnout es un tipo de estrés laboral que se manifiesta en las personas debido a un proceso de pérdida de interés y energía en el trabajo. Se pierde la concentración, se va reduciendo la energía y la motivación, por lo que la productividad se ve afectada de manera negativa.

Existen varias razones por las que se puede llegar a este punto de estrés. La falta de equilibrio entre la vida laboral y personal. Se debe mantener un equilibrio entre ambas para poder gozar de salud mental. Si enfocamos demasiada atención al trabajo y nada hacia la familia es cuestión de tiempo antes de que comencemos a tener repercusiones en nuestras relaciones familiares. Otra causa es cuando no existe una definición clara del puesto de trabajo que se tiene. Al no tener objetivos claros ni perspectivas del futuro causa impotencia y descontrol. Es cuestión de tiempo antes de que la frustración se una. También el sentir que no se tiene apoyo es una causa constante de éste síndrome. Esto ocasiona que las personas se sientan aisladas. Por último, el psituaciones que dañen la autoestima. Un ambiente laboral tóxico donde no se reconozcan los esfuerzos puede tener este tipo de consecuencias.

Ahora, dentro de los síntomas que se pueden presentar cuando existe burnout se encuentran los siguientes:

  • Cansancio/fatiga
  • Menos eficacia o productividad en el trabajo
  • Agotamiento físico y mental
  • Pensamientos negativos
  • Irritabilidad
  • Baja moral
  • Inseguridad de sus capacidades
  • Trastornos del sueño
  • Descuido de la alimentación
  • Defensas bajas
  • Enfermedades crónicas empeoran
  • Dolores de cabeza o migrañas

Como ves, estos síntomas son tan comunes que pueden confundirse con otros trastornos. Es por ello que es muy importante identificar si parte de tus malestares o dolencias tienen que ver con el trabajo. Si detectas que estas sufriendo desgaste laboral, te dejamos algunas recomendaciones de que hacer para revertirlo.

Existen diferentes estrategias para luchar contra el burnout al igual que, si se detecta a tiempo, los sí tomas pueden revertirse con las medidas correspondientes.

  • Aprender a decir que no. De este modo se evita que la carga de trabajo sobrepase la capacidad de una persona.
  • Pedir ayuda en las tareas que se compliquen. No tiene nada de malo pedir ayuda en situaciones que se salen de las manos. Es preferible pedir el apoyo de alguien y evitar una crisis de estrés.
  • Ser mas organizado con las tareas y dar prioridad a las más importantes. La organización es la clave.
  • Llevar una alimentación nutritiva y balanceada. Existen nutrientes que pueden mejorar muchísimo la concentración y la función cognitiva. Alimentos como nueces, aguacate, frutos rojos, salmón y mariscos.
  • Hacer ejercicio. Al realizar cualquier actividad física secretas hormonas que mejoran tu estado de ánimo.
  • Tener hobbies y disfrutar de ellos un momento cada día. Asegúrate que sean actividades que te ayuden a despejar la mente.
  • Reducir el consumo de alcohol y café. Estas bebidas alteran tu sistema nervioso, empeorando tu reacción a una situación de estrés.
  • Practicar ejercicios de como mindfulness, respiraciones y meditación. Este tipo de actividades mejoran la respuesta fisiológica del cuerpo al estrés.
  • Priorizar dormir 7-8 horas al día y mejorar la calidad de éste. Durante un sueño reparador el cuerpo se recupera del desgaste sufrido durante el día. Si no hay un buen descanso esta recuperación no se da de manera óptima, contribuyendo al burnout.
  • Nutrir las relaciones familiares y de amigos, fuera de la vida laboral. Al salir de la oficina procura no llevar el trabajo a la casa y concentrarte en otro tipo de actividades que te ayuden a despejar la mente o al menos cambiar de pensamientos.
  • Reforzar la autoestima, reconociendo el propio desempeño. Sentirse bien con uno mismo siempre será algo gratificante y reconfortante.
  • Cambiar de ambiente de trabajo de vez en cuando, en la medida de lo posible. Hacer homeoffice o irte a alguna cafetería, un parque. Estos cambios ayudan a despejar la mente.
  • Tener claros los objetivos y hacia donde se quiere llegar. Si se sigue un plan, los pasos a seguir son claros y no hay manera de desviar nuestra atención hacia actividades que produzcan burnout.
  • Redefinir los parámetros de éxito. Muchas veces la definición de éxito llega a ser tóxica. Debemos tomar en cuenta muchos factores para poder definirla, no se trata solamente de éxito laboral, si no éxito en la vida.

Recuperarse del desgaste profesional a menudo requiere tiempo y un buen apoyo. Cualquier tipo de terapia emocional puede ser útil para identificar las causas del estrés y encontrar estrategias para mejorarlas o evitarlas. Para recuperarse del agotamiento es importante ponerse como prioridad y darse el suficiente tiempo para realmente descansar, energizarse y ver las cosas desde otro panorama que permita un claro pensamiento.

Dado que el burnout se desarrolla a lo largo de un período de tiempo, es importante estar atento a los síntomas y reaccionar de manera inmediata. Prevenirlo puede ser a veces un proceso continuo, por lo que es importante identificar fuentes confiables de apoyo emocional y desarrollar un sistema que sea efectivo para cada persona.

En Somos sabemos que la salud no solamente es algo físico, sino que lo emocional tiene un peso enorme. La gran mayoría de la población sufre de cansancio crónico y muchas veces no entienden el por qué. Si te hace sentido este artículo te invitamos a leer este otro sobre el estrés y sencillos pasos para combatirlo. https://somos.shop/blogs/blog/altos-niveles-de-estres-y-como-reducirlos-de-manera-natural

Referencias

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30241629/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30449467/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30637873/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32026484/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31467886/